Una Día Especial

Una navidad más puede hacer la diferencia para quienes luchan cada día contra el cáncer

Todos los años, la carrera de relaciones públicas de la Universidad San Francisco de Quito organiza un agasajo navideño para los niños que sufren de esta enfermedad. Disfrazados de superhéroes, estudiantes y profesores festejan con alegría a estas personas tan especiales.

Desde hace dos años, Miguel Guayasamín asiste al evento acompañando a su hijo. Degustan de un helado, tal vez alguna otra golosina, mientras se divierten con el show de los canes entrenados de la policía. Es un día especial, resumible como una celebración de la vida para los más pequeños luchadores. La diversión es el ingrediente principal, durante toda la mañana.

Foto: Pablo Dávila

Entre aplausos y felices risas los niños llegan hasta el coliseo de la universidad, donde se instala la celebración. El show lo comienza un equilibrista malabarista con el rostro pintado, y su alma festiva ya puede verse reflejada en sonrisas y carcajadas. A continuación, algunos niños se dirigen hacia los diversos stands, en los que estudiantes y profesores han creado espacios temáticos con diversas actividades.

En uno de estos stands se receptan donaciones de cabello (uno de los motivos principales del evento), y a él acuden estudiantes y otros donantes. Algunos, como se comenta en la espera, han estado esperando desde hace meses para donar su cabello en este evento.

Foto: Pablo Dávila

Algunos niños se toman fotos con sus superhéroes favoritos, personificados por estudiantes de la USFQ. Mientras tanto una banda universitaria, con instrumentos y coro, interpreta los villancicos de siempre, con algunos arreglos novedosos. Además, este año el evento contó con la participación de la Legión 501 Ecuador. Se trata de una organización sin fines de lucro que hace el “cosplay” oficial de Star Wars para Ecuador.

Foto: Pablo Dávila

Sus disfraces, tan auténticos como los de las mismas películas, suelen actuar en ocasiones como esta, pues uno de los propósitos del club es brindar apoyo social en eventos benéficos para niños. “El personaje favorito de los niños suele ser Darth Vader, cuando lo ven van y te abrazan” dice Santiago Rojas, miembro de la Legión 501.

Foto: Pablo Dávila

La fiesta no es únicamente para los niños, sino también para sus familias. Padres y madres gozan de un espacio donde disfrutar junto a sus hijos. Es importante que, además del tratamiento, los padres de familia tengan tiempo para distraerse y respirar con mayor tranquilidad.

Foto: Pablo Dávila

Para los estudiantes el evento representa un reto, no solamente por la organización, sino también por la fuerza que se requiere para entregar solo lo mejor en este día. Algunos de los más pequeños tienen 1 o 2 años, y ya combaten la crueldad del cáncer dentro de un hospital.

Este puede ser, además, un pequeño recordatorio de las luchas que se viven alrededor nuestro, y de que una ayuda desinteresada puede llegar a marcar la vida de una persona, aunque sea por un solo día.

Comparte en redes sociales:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *