Lo doloroso de no ir al mundial

  Por: Daniel Chávez
 Periodista graduado en la USFQ 

Rusia 2018 está a la vuelta de la esquina y es inevitable sentir tristeza, pues el mundial es la máxima competición deportiva en el mundo y Ecuador ya nos tenía acostumbrado a disfrutar del certamen, ya que había logrado clasificarse a tres de los últimos cinco

El hecho de que Ecuador no vaya al mundial significan varias cosas. Primero, perder una gran cantidad de dinero por parte de la FIFA, la no participación implica una pérdida de 2 millones de dólares. Ahora, si Ecuador, en un hecho hipotético, hubiese clasificado al mundial y dentro del certamen superaba la fase de grupos se embolsaba 12 millones dólares y la cifra  aumentaba si continuaba avanzando en la competición.  Por otro lado, si repetía su actuación del anterior mundial, donde quedó eliminado de la fase de grupos, ganaba 10 millones de dólares.

En total, Ecuador perdió 12 millones de dólares sin contar los ingresos extras por sponsors, proveedores, comerciales de tv, etc. En un informe de Mkt Registrado se especifica que una selección sudamericana puede aumentar esa cifra a 20 millones, debido a los elementos mencionados previamente. Es lógico pensar que ese dinero hubiese beneficiado en varias formas a la Federación Ecuatoriana de Fútbol.

En segundo lugar, Ecuador perdió la oportunidad de que sus figuras disputen su último mundial. Nuestro máximo referente y mejor jugador de todos los tiempos, Antonio Valencia, no disputará un nuevo mundial con la camiseta de la tri pues estará cerca de los 37 años cuando el 2022 llegue.

En tercer lugar, Ecuador está perdiendo valioso tiempo al esperar hasta el 2019 para elegir al nuevo DT. La FEF debio sentarse con los dirigentes de los equipos para elegir un nuevo estratega y acelerar el proceso de renovación. Esto es de carácter urgente, pues el nuevo técnico deberá elegir sus jugadores dentro de un grupo muy jóven que tiene un promedio de edad de 24 años y casi sin experiencia en eliminatorias.

El directorio de la FEF debe tener su cierre tras permanecer poco más de diez años en el poder. Su sálida debió ser inminete tras el caso Fifa Gate en 2015 y aún más cuando al presidente Chiriboga se lo condenó a una sentencia de 10 años por lavado de activos.

Ya no se puede llorar sobre la leche derramada. El combinado ecuatoriano debe dar vuelta a la página y empezar su preparación para el próximo mundial que se disputará en Qatar 2022.  Sin embargo, para lograr eso, deben realizarse profundos cambios futbolísticos y sobre todo dirigenciales.

Comparte en redes sociales:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *