¿Qué pasa por la cabeza de una hombre-bomba?

¿Qué pasa por la cabeza de una hombre-bomba?
Share

Este verano, el mundo fue testigo nuevamente de atentados terroristas en Asia, África, Europa, América, e incluso Oceanía. La gran mayoría de estos atentados, son perpetrados de forma suicida, mediante explosiones, tiroteos, y últimamente en el foco mediático, atropellamientos masivos. ¿Qué razones motivan a tantos seres humanos a cometer este tipo de actos?

En lo que va del 2017 se estiman aproximadamente 4000 fallecidos por atentados terroristas en el mundo. Pese a la relevancia que se otorga en medios de comunicación, la cantidad de atentados en Europa y Estados Unidos en los últimos meses del 2016 es entre 10 y 25 veces menos que en Medio Oriente o África (fuente Observatorio Internacional de Estudios Sobre Terrorismo). Algo similar sucede con el número de víctimas, y el patrón para este 2017 es parecido.

El acto terrorista que mayor número de muertes causó este año sucedió el 21 de Abril en Afganistán. Aquí, un grupo de insurgentes talibanes abrió fuego de fusil contra una base militar Afgana. El mayor atentado contra civiles de este año sucedió también en Afganistán, precisamente en Kabul, donde la explosión de un camión bomba dejó 90 muertos y cerca de 500 heridos. Los países más afectados por el terrorismo son Afganistán, Irak, Siria, y Nigeria.

Foto créditos: RTVE España

Entre los grupos que reivindican la mayoría de atentados se encuentran el en Estado Islámico, los Talibanes, Al Qaeda, y Boko Haram. Materia de estudio de diversas ciencias sociales, la violencia terrorista es un fenómeno con algunos componentes, entre los que se cuentan ideas fundamentalistas etnocentristas, o decisiones tomadas por países occidentales, que afectan a grupos humanos en oriente o África.

El 16 de Febrero de este año, en Pakistán, un grupo religioso islámico sunita realizaba una ceremonia religiosa en un santuario de la ciudad de Sehwan. Mientras los fieles practicaban una danza litúrgica, un suicida irrumpió en el santuario y se hizo estallar. 91 personas murieron y otras 300 resultaron heridas.

Foto créditos: Última Hora Internacional España

El hacerse estallar, llevándose consigo la vida de otras 90 personas, puede significar para un terrorista el acto cumbre de su vida. Ana María Viteri, profesora de Psicología de Universidad San Francisco de Quito, explica que hay dos variables en cuanto a quienes cometen este tipo de actos: los que lo hacen por su voluntad, y los que están obligados coercitivamente a hacerlo. ¿Cómo alguien puede ser coaccionado para, prácticamente, suicidarse? Esto puede suceder cuando una persona siente que no tiene ningún control sobre su vida y muerte. Los que lo hacen por su voluntad, ¿Qué les lleva a esto? Definitivamente, es todo un proceso cultural.

El solo hecho de cargar una bomba seguramente produce miedo en muchos de nosotros. Pero aún morir en una explosión; de seguro, causa terror. Una persona que psicológicamente se encuentra preparada para quitarse la vida de esta manera, está convencida de que su causa es más importante que su vida. En estos casos el honor también es uno de los principales argumentos, y la muerte una herramienta para lograrlo.

Además, en muchos casos, los perpetradores no conocen grandes detalles sobre la estrategia detrás de su ataque, siéndoles aún más difícil sopesar sus acciones. Son muchas veces simples instrumentos para una genocida tarea. Difieren del suicidio en que, el suicida no puede soportar la vida, mientras el kamikaze le da a su muerte un significado práctico, desde la perspectiva de odio y discriminación generada en su indoctrinación.

Los procesos de adoctrinamiento de los grupos terroristas son vitales para el surgimiento de los atentados. Años de preparación, en los que todo el tiempo se escucha lo mismo: razón tras razón para cultivar el odio hacia grupos con ideas diferentes, discursos etnocentristas y nacionalistas, sentimientos de venganza contra cualquiera que de alguna forma se conecte con algún teórico enemigo. Los procesos de identidad, territorio, y nacionalidad son claves para entender esta violencia terrorista.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *