¡No tienes que ser la causa para defender la causa!

¡No tienes que ser la causa para defender la causa!
Share

Por primera vez en la historia de la USFQ, la universidad participó en la marcha por el Día de orgullo LGTBI. El evento se desarrolló el 01 de julio en Quito y estuvo liderado por la carroza con el singular dragón de la Universidad San Francisco de Quito

El lema era ‘Diversidad Que Transforma’. La marcha es el evento más importante del año para la comunidad LGBTI. Por primera vez la USFQ, bajo su ideología de artes liberales participó. La idea y coordinación fue de Luis Espinosa Goded, profesor de Economía de la universidad.

“No se necesita ser LGBTI para participar de la marcha, sino que basta entender los principios de igualdad de derechos, es una fiesta en la que todos pueden estar”, comenta Espinosa.

Estudiantes de la USFQ que forman parte de la marcha orgullo 2017.

Preparar la intervención de la USFQ significó trabajo previo, donde 22 alumnos junto al equipo de planta física de la universidad colaboraron. Al principio eran sólo tres estudiantes, pero al difundirse la iniciativa, muchos se sumaron al proyecto.

“Somos un grupo de estudiantes de diversas carreras y sacamos cosas increíbles de cada área. Por ejemplo, Dominique Ortiz que estudia diseño de modas, ideó la decoración de las carrosas”, comenta Ricardo Chica, estudiante de jurisprudencia, encargado de la coordinación.

Gonzalo Zapata junto a sus compañer@s en la marcha.

Los estudiantes contaron con el respaldo y colaboración de la universidad en todo el proceso. El logotipo de la USFQ adoptó los colores LGTBI. El trabajo lo realizó Nicolás Cevallos, estudiante de diseño comunicacional.

Con la participación como institución, la universidad buscaba el empoderamiento de los alumnos y lo logró. Del recorrido participaron profesores, familia y amigos. “Es la primera vez que mi mamá y mi hermano me apoyan; en esta ocasión tomé mucha más participación, no como en los otros años que sólo iba por mi cuenta”, comenta Chica.

Ricardo Chica junto a su hermano pequeño.

Para Espinosa, la participación de la universidad crea un precedente en todos los alumnos que no se atrevieron a ir. “El ser inclusivos como dragones siempre ha estado presente”, recalca Gonzalo Zapata, estudiante de relaciones internacionales. “Pero que un grupo de estudiantes se una para sacar adelante un proyecto como el que se llevó a cabo y que el resto de personas nos apoyen, fue increíble”, agrega.

La universidad demostró ser una comunidad inclusiva, un espacio seguro donde los estudiantes pueden sentirse representados. Los organizadores buscan repetir la intervención el próximo año y hacen una invitación a otras universidades a que se animen a participar con su propia carroza.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *