Nutrición para nuestro cerebro

Nutrición para nuestro cerebro
Share

Por: Maribel Chisaguano
Carrera de Nutrición y Dietética

Las neuronas son las responsables de que nuestro cerebro funcione, por tanto debemos consumir alimentos que contengan nutrientes que las neuronas necesiten

El cerebro a pesar de representar sólo el 2% en peso de todo nuestro cuerpo, utiliza para su funcionamiento más del 20% de la energía que consumimos en un día; esto significa que una alimentación y nutrición adecuada y suficiente logra mantener la integridad estructural y funcional de las células cerebrales conocidas como neuronas, así el cerebro puede tener una buena actividad intelectual, capacidad de concentración, mejora de la memoria y en general una buena salud.

Como señalamos, las neuronas son las responsables de que nuestro cerebro funcione, por tanto debemos consumir alimentos que contengan nutrientes que las neuronas necesiten, así que hablaremos de aquellos en los que la ciencia ha logrado descifrar sus funciones:

  • Glucosa: Es el único “combustible” que utiliza el cerebro para funcionar, sin glucosa y oxígeno nuestro cerebro muere en poco tiempo (sólo en casos de emergencia el cerebro utiliza compuestos derivados de las grasas).
  • Ácidos grasos: Particularmente el Omega-3 conocido como DHA, forma parte de la estructura original del cerebro y se ha descubierto que actúa en la mejora del deterioro cognitivo, es utilizado como base para el tratamiento en pacientes con trastornos del estado de ánimo (depresión).
  • Fosfolípidos: Son grasas que forman parte de las membranas celulares de las neuronas, de éstos las lecitinas son los más abundantes y se conoce que actúan protegiendo la integridad de las células y evitando la diminución de las habilidades cognitivas relacionadas con la edad.
  • Vitaminas: Las vitaminas del Complejo B (B1, B6, B12 y ácido fólico) participan en la producción de neurotransmisores, en la mejora del rendimiento de la memoria. También las vitaminas A, C y E por su acción antioxidante actuarían previniendo el deterioro de las membranas de las neuronas y por ende el declive de la cognición.
  • Minerales: Se conoce que el zinc, magnesio junto con el selenio trabajan en mantenimiento del nivel de concentración por periodos de tiempo más largos.
  • Flavonoides: Pigmentos naturales de los alimentos con capacidad antioxidante trabajan en la mejora de la función cognitiva, actuando a nivel de sinapsis neuronal (forma como se comunican las neuronas).

En la siguiente tabla se muestran las principales fuentes alimenticias de los nutrientes antes descritos, destacan los frutos secos, seguidos de las legumbres, semillas, frutas, vegetales y alimentos de origen animal  Recordar que una alimentación variada junto con actividad física permite no sólo mantener nuestro cerebro activo sino la salud en general.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *