Al sector privado también le compete hablar de igualdad de género

Al sector privado también le compete hablar de igualdad de género
Share

La igualdad de género es una cuestión de justicia y de derechos humanos. Sin embargo, aún no es una realidad

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, a nivel global hasta 2015 solo el 42% de mujeres en edad de trabajar estaba empleada, en comparación con el 72% de hombres con empleo. Asimismo, según esta organización en América Latina y el Caribe las mujeres realizan el 75% del trabajo doméstico no remunerado.

Y así continúan las cifras. Mucho se ha discutido y se sigue discutiendo en las distintas esferas de la sociedad de cómo resolver estos asuntos; y, aunque sí ha habido logros, un número considerable, tanto de exigencias como de compromisos, se queda en palabras.

En este contexto, la Cámara de Comercio Ecuatoriano Canadiense y la Embajada de Canadá impulsaron un evento el 13 de junio, con el fin de promover estrategias de incorporación de políticas de igualdad de género en organizaciones y empresas privadas. Se habló de los siete Principios para el Empoderamiento de las Mujeres (WEPs por sus siglas en inglés) propuestos por la ONU; se discutió de los desafíos que aún quedan por enfrentar; y se compartieron experiencias de empresas que han incorporado estas políticas.

Foto: Juan Pablo Racines

El conversatorio “Igualdad de Género, un buen negocio para las organizaciones” inició a las 18h00 en el Swissotel y contó con la intervención de cinco panelistas expertas en el área y un mensaje de la Embajadora de Canadá, Marianick Tremblay.

Entre las panelistas se encontraron la representante de ONU Mujeres Ecuador, Bibiana Aído Almagro; la abogada y gerente general de la firma de abogados Paz Horowitz, Verónica Mieles; la gerente y fundadora de LILA Working Moms, María Cecilia Olguín; María Fernanda Corral, gerente general y socia de Women for Women; y Francis Segovia, gerente financiera de Quiport.

Marianick Tremblay, Embajadora de Canadá. Foto: Juan Pablo Racines

El enfoque de este encuentro quedó definido por Bibiana Aído, representante de ONU Mujeres Ecuador. Aído manifestó que la igualdad de género más allá de ser un tema de justicia y de derechos, es también una cuestión de “eficiencia y rentabilidad” para el crecimiento económico y el desarrollo sostenible de naciones a nivel mundial.

Aído proporcionó datos de estudios que demuestran el impacto positivo de la participación igualitaria de mujeres en el ámbito laboral. “La igualdad de género en las tasas de participación laboral tiene un impacto directo en el producto interior bruto global. Se calcula que las mujeres podrían incrementar sus ingresos en un 76% si cerráramos la brecha de género en el mercado laboral. Y esto equivaldría a una inyección de 13 billones de dólares en la economía mundial”, señaló la representante de ONU Mujeres.

Bibiana Aído, representante de ONU Mujeres Ecuador. Foto: Juan Pablo Racines

En base a estos y otros antecedentes, Aído determinó que “empoderar a las mujeres no sólo es lo justo, sino lo más inteligente”. El evento continuó con la intervención de Verónica Mieles, quien habló de la experiencia de incorporar los WEPs en la firma de abogados PazHorowitz. La abogada hizo una rendición de cuentas de los programas, políticas y avances que la firma ha desarrollado para alcanzar la igualdad de género.

Además, se enfatizó en los desafíos que todavía hay que enfrentar para que más mujeres puedan seguir sus carreras y ocupar cargos altos de dirección. Esta intervención estuvo a cargo de María Fernanda Corral de Women for Women, organización creadora del premio “El Talento No Tiene Género”. Corral manifestó que es necesario empezar a desafiar el orden establecido por un sistema dominado por hombres e involucrar precisamente a estos actores para alcanzar ciertos objetivos planteados en torno a la igualdad.

Foto: Juan Pablo Racines

El evento finalmente concluyó con una reflexión importante: todavía falta mucho por recorrer, pero a todos nos compete ser parte de la acción, pues se lo debemos a quienes iniciaron la lucha y a las generaciones

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *