Fujimori y su ordenanza de esterilizaciones forzadas

Fujimori y su ordenanza de esterilizaciones forzadas
Share

Las mujeres indígenas recibieron amenazas y sobornos para someterse a la intervención

Entre 1995-2001 fueron esterilizadas forzosamente un promedio de 346.219 mujeres, según un informe realizado por una comisión parlamentaria independiente, el año 2002.

El mismo congreso nacional del Perú investigó los casos de anticoncepción quirúrgica en el marco del “Programa Nacional de Planificación Familiar” del gobierno de Alberto Fujimori en el 2000.

Chantajearon a madres que recién dieron a luz con no inscribir a sus hijos en registro civil. Les amenazaban con realizar abortos a las mujeres embarazadas que no acepten ser esterilizadas. Les pagaban con “incentivos” económicos a los maridos para que firmen una autorización para que la mujer sea sometida a una esterilización “voluntaria”, entre otras amenazas.

Activistas exigiendo justicia para todas las personas esterilizadas en el gobierno de Fujimori. Créditos: Alfombra Roja Perú

Esperanza Huayama

En 1996, Esperanza fue esterilizada mientras estaba embarazada de tres meses. Tuvo que luchar para que los médicos no le practiquen un aborto ahí mismo.

“No me van a sacar mi hijito, les dije. Prefiero morir si me sacan a mi hijito. Después me desperté con mucho dolor. No podía enderezarme, estaba flaca y encogida. Mi hijito nació flaquito y hasta se enfermó”, relató a la BBC. Esperanza fue engañada.

Ella recuerda que una “comisión” llegó a Huancabamba, al noroeste de Perú, a ofrecer alimentos, vitaminas y medicinas para mujeres, pero en realidad se trataba de un grupo para llevar mujeres a los centros de salud. A Esperanza la encerraron en un cuarto, en el “infierno”.

“Lo mismo les hicieron a muchas señoras ese día. Cien por lo menos. Como animales nos trataron una vez que cerraron el puesto de salud. Algunas señoras murieron, a otras sus esposos las abandonaron”, recuerda.

Como ella, muchas vivieron esa historia.

Créditos: Ni una menos Perú

Afectados

En la gran mayoría de los casos se trató de campesinas, indígenas, madres de muchos hijos, a menudo analfabetas, pertenecientes a la esfera más pobre y marginada de la sociedad peruana, que en esos años estaba empezando a crecer en el plano económico y sentía el deseo de afirmarse como una potencia moderna e igualitaria, donde las mujeres finalmente eran “dueñas de su propio destino”.

Después de casi dos décadas estas personas aún siguen en la búsqueda de justicia.

Quipus

Ahora existe un proyecto llamado “Quipus” en el que muchas mujeres afectadas cuentan sus testimonios para que las personas no olviden estos acontecimientos que marcaron la historia de Perú y del gobierno de Fujimori.

En la página web del proyecto se explica cómo funciona y de dónde nació esta idea, “Los quipus son cuerdas anudadas que fueron usadas por los Incas y antiguas civilizaciones andinas, para transmitir mensajes complejos. Este documental interactivo es una interpretación contemporánea de este sistema.

A través de una línea de teléfono especialmente desarrollada y conectada a esta web, los testimonios de alrededor de 150 personas esterilizadas han sido recolectados. Esperamos que el número de voces siga creciendo y conectándose para así construir una comunidad en torno a este hecho en común”.

Créditos: Proyecto Quipu

En la actualidad

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), se reunió el pasado 17 de marzo con organizaciones que defienden a las víctimas de esterilizaciones forzadas. Tras ello emitió un pronunciamiento contra el Estado peruano por incumplir su responsabilidad frente a estas vejaciones. Actualmente, el expresidente Fujimori está cumpliendo una sentencia de 25 años de prisión por malversación de fondos y abusos contra los derechos humanos cometidos durante su década de gobierno.

Pero la mayoría de los esterilizados todavía están esperando la justicia.

Fuente: BBC Mundo

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *