Buceo en la USFQ

Buceo en la USFQ
Share

Una clase diferente, divertida y dinámica. La clase ofrece a sus estudiantes tener una experiencia fuera de lo común, con un mínimo requisito: Amar la adrenalina, ser como un pez en el agua y estar dispuesto a descubrir las maravillas que las playas ecuatorianas nos ofrecen.

Suena extraño que exista una clase de buceo, sobre todo porque sus clases son en un aula normal dentro del edificio Da Vinci en la Universidad San Francisco de Quito. Los alumnos de la clase, no traen ropa de deporte, ni están preparados para meterse al agua. Se sientan y esperan tranquilamente que su profesor llegue, charlan y ríen. Se podría pensar que, por ser una clase de deportes, es fácil y no requiere mucho, pero sucede todo lo contrario.

Foto: Ekaterina Montalvo

Apenas pasaron 15 minutos desde que inició la clase y el profesor ya había explicado sobre la presión que hay bajo el agua, como usar las máscaras de buceo, cual es el proceso y los pasos específicos que deben tomar los alumnos el momento de bajar al mar, entre otras cosas, que parecía que podría acabarse ahí mismo. Janko Messec, quien dicta la clase, es dinámico y no deja que sus estudiantes se aburran, le gusta enseña contando historias y haciendo bromas. “La persona que se ponga la máscara de manera incorrecta, nos debe una biela a todos”- dice Janko, en son de broma y todos los alumnos ríen.

Foto: Ekaterina Montalvo

“Todo el semestre damos teoría, con los chicos vemos qué días podrían hacer una salida” – explica Janko- “Unas dos semanas antes de la salida a Puerto López, en Manabí, nos vamos a una piscina para practicar”. Es una clase que tiene salidas de campo, tiene un examen final y el premio que obtienen los chicos es una licencia de buceo recreacional internacional.

Ashley Guerra, una entusiasta sobre la fauna marina y estudiante de la clase de buceo, cuenta que ella sabe sobre la clase porque estudia biología y está en la malla de su carrera. Pero esta consiente de que mucha gente no sabe sobre ella, aunque la clase ya esté más de diez años en la universidad. Cuando obtenga el certificado para hacer buceo recreacional, quiere sacar certificados para niveles más avanzados para poder hacer investigaciones sobre la fauna y flora marina.

El profesor presenta videos explicativos sobre cómo comportarse bajo el agua, cuidar los equipos o ponerse los equipos, y el pizarrón donde hace pequeños dibujos ilustrando cómo se hacen las cosas o qué problemas podrían tener al estar bajo el agua. Además, le gusta hacer mímicas y muestra físicamente a sus alumnos los pasos que deben seguir para ponerse todos los equipos y bajar al fondo del mar.

“Amo el mar, me encanta, hago todo tipo de deporte que tenga que ver con el mar. El buceo es lo único que me falta”-cuenta Romina Sabando, estudiante de psicología, es una risueña chica que le entusiasma mucho poder hundirse bajo el mar y observar lo que este ofrece- “Me asusta un poco, saber que puede pasar algo cuando este debajo del agua, o ver un animal tan cerca, pero es hermoso”.

Inscribirse para la clase es igual que inscribirse para cualquier otra materia, se lo hace por el Banner. La clase dura todo el semestre, es como una materia normal. Cualquier alumno la puede tomar, siempre y cuando sepa o pueda nadar, pero aparte de eso no existe ningún otro requisito. Los equipos son del curso, los estudiantes deben cuidarlos, si los pierden pagan una multa. Para utilizarlos, se capacita a los chicos durante todo el semestre para que no haya problemas el momento de meterse bajo el mar.

En este curso se puede sacar el certificado de buceo recreacional, pero también pueden sacar el certificado para un nivel más, llamado Open Water Diver, la diferencia es que pueden hundirse más metros bajo el agua y un estudio más profundo sobre los equipamientos y su uso. Este certifica los estudiantes lo pueden sacar en la misma salida a Puerto López, que dura 3 días, solo es necesario que paguen y que hagan 3 inmersiones más.

“Nadie cree que la clase tiene un costo extra, sacar otro certificado, que es posible, cuesta un poquito más de tiempo y dinero, pero obtienes dos certificados de una”- dice Daniel Samaniego, estudiante de administración de empresas, es un entusiasta de los deportes tanto terrestres como acuáticos. Las licencias y el curso cuestan $400 adicionales y si quieren sacar el segundo certificado son $400 más. Lo bueno es que las licencias son internacionales y no tienen fecha de caducidad.

Equipamiento

Aletas

 

 

Son un aparato de goma o plástico que ayudan a quien las utilicen a tener mayor impulso bajo el agua.

 

 

Chaleco

 

 

Es lo que les ayuda a tener una flotabilidad neutra a quienes bucean. Ayuda a mantenerse en el agua o hundirse modificando la cantidad de aire que tiene dentro.

 

Máscaras

 

Sirven para ver bajo el agua, son hechas de látex goma o silicona. Los cristales son de vidrio templado y tiene tiras que se ajustan al tamaño de la cabeza del buzo y un espacio para cubrir también la nariz.

Tanques

 

 

Contienen aire comprimido y permiten respirar al buzo bajo el agua.

 

Detalles del curso:

Para más información acerca de cómo registrarse en el curso contactar a Mike Cárdenas, Coordinador de Deportes (mcardenas@usfq.edu.ec).

Para más información acerca de los detalles del curso de buceo y la salida de campo contactar a Michel Guerrero (michel@exploradiving.com) o Janko Mesec (jankomesec@exploradiving.com).

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *