Velocidad sin límites

Velocidad sin límites
Share

Josué Congo, estudiante de Ingeniería Civil de la universidad San Francisco de Quito, con tal sólo 21 años ha batido algunas marcas en el atletismo. Hace un año se dedica a este deporte y entre sus planes esta llegar a las Olimpiadas.

¿Qué te impulsó para involucrarte en este deporte?

Siempre me atrajo el atletismo, la sensación de adrenalina al correr. En poco tiempo me di cuenta que corría muy rápido y que soy bueno en este deporte. Le veía a Usain Bolt y dije: “¿Por qué no puedo ser como él?”.

¿Cómo empezaste a entrenar?

Todo fue gracias a una prima, ella también es atleta. Un día ella me preguntó si quería entrenar y accedí de inmediato. Antes no practicaba ningún deporte y hace un año estoy entrenando todos los días. Para ingresar me tomaron un test de velocidad de 150 metros y 300 metros, de acuerdo al tiempo que llegas el entrenador te dice estás apto para este deporte. Mi tiempo en los 300 metros fue de 40 segundos y en 150 fue de 18 segundos.

Foto: Stephanie Abaroa

¿En qué competencias has participado?

He estado en dos campeonatos sudamericanos, dos campeonatos nacionales, un campeonato interclubes y más o menos cuatro selectivos nacionales.

¿Cuál es tu rutina de entrenamiento?

Es difícil, mi entrenamiento es pesadísimo. Empiezo desde las siete y media haciendo gimnasia, luego un calentamiento de 30 o 45 minutos y de ahí resistencia. Puede ser pesas, correr largas distancias, subir y bajar gradas rápidamente, saltos con cajones y termino con velocidad.

Foto: Stephanie Abaroa

¿Cuál es tu forma de alimentación?

Mi desayuno es a las cinco y media, siempre desayuno avena, huevos, leche, mermelada, pan y fruta. Ese es mi desayuno perfecto. En la tarde procuro comer más carbohidratos, pescado, granos y muy poca carne. En la noche repito lo mismo del almuerzo pero con atún y mucha ensalada. Todo esto es guiado por mi hermana que es nutricionista, ella me enseñó a distribuir bien las porciones de alimento.

¿Cómo te financias?

No recibo ningún aporte de instituciones privadas o del estado, es más el apoyo de mis papás. Así manejo mis finanzas pero si se necesita el apoyo de otras instituciones. Para nosotros, los atletas, es un gasto súper fuerte. Necesitamos vitaminas, implementos deportivos y personales como zapatos, bloqueadores solares, ropa deportiva. También se gasta en chequeos médicos, siempre se sufre lesiones y tenemos que financiarnos nosotros mismos.

Foto: Stephanie Abaroa

¿Piensas ir a las Olimpiadas?

¡Por supuesto! Necesito imponer una marca de 45 segundos en los 400 metros y 20 segundos 5 centésimas en los 200 metros. Yo necesito bajar un segundo de mi tiempo para que sea perfecto.

¿Cómo equilibras entre tu vida personal, los estudios y este deporte?

Bueno, vida social casi no tengo (entre risas). Básicamente es entrenar y estudiar. Me dedico cuatro horas a entrenar y lo demás a estudiar. Pero siempre trato de balancear entre mi familia, mi entrenamiento y el atletismo. Como soy el último hijo de tres, soy el consentido de la casa.

Foto: Stephanie Abaroa

¿Cuáles son los sacrificios que has hecho por este deporte?

He sacrificado tiempo con la familia, sobre todo el tiempo de “diversión”. No tengo tiempo para salir al cine, de compras o simplemente para tomar un helado con alguien. Si me he vuelto un poco asocial (entre risas), porque tengo que dormir mínimo siete horas, exagerado seis horas.

¿De qué manera ha influido este deporte en tu vida?

Con este deporte he llegado a ser más responsable ya que ahora distribuyo mejor mí tiempo. Tengo una rutina súper marcada en el tiempo y ya aprendí a valorar las horas. No desperdicio ningún minuto de mi tiempo.

Después de un arduo entrenamiento, Josué refresca sus músculos en una tina de agua helada. Foto: Stephanie Abaroa

¿Qué esperas obtener con el atletismo?

Quiero ser campeón sudamericano, campeón panamericano, campeón mundial y por último, llegar a una Olimpiada y conseguir la medalla de oro.

¿Cuál sería el mensaje que darías a las personas que recién están incursionando en este deporte?

Que no se desanimen, es un deporte fuerte que te va a doler todo el cuerpo pero a la final si tienes bien marcado tu objetivo, lo vas a lograr. Todas las cosas buenas llegan con sacrificio y para lograr estar en la élite tienes que sacrificar al punto del desmayo. Cuando llegas ahí sabes que estás más cerca de tu meta. Hay momentos que corres y te das cuenta que no evolucionas como esperas, pero el mejor amigo del atleta es el tiempo.

One comment

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *