Un espacio que rompe lo cotidiano

Un espacio que rompe lo cotidiano
Share

Una recopilación de obras del grupo del grupo de danza contemporánea Talvez, conformado por miembros de la Universidad San Francisco de Quito, resultó en un recorrido interactivo a través de la Universidad.. La entrada al hall principal fue el punto de partida de una hora y media llena de experimentación, misterio e improvisación.

Cuatro obras: Laura, Espertare, Cuerpo Intuitivo y Manípulo fueron presentadas. “La idea que teníamos era hacer un recorrido interactivo y tomarnose varios espacios de la U, puesto que es el lanzamiento del grupo en la U y quisimos hacer algo especial”, explica Marcela Correa, directora del grupo artístico.

El evento inició con Laura, que propone una interacción entre danza y animación. Aquí, los bailarines se dejaban guiar por una bailarina virtual. Fue un trabajo en colaboración con Gustavo Idrovo, profesor USFQ y autor de la animación. Según Correa, la presentación llevó algunos retos técnicos. “Había que hacer retroproyección, en vez de proyectar desde en frente, porque si no se creaba sombra”. Esta creación no había sido ejecutada antes.

_MG_3981

A Laura le siguió Espertare, un juego de imitación en el que el público cumple un papel activo y protagónico. Una danza que gira en torno a un palo de caña que quien lo tiene agita y balancea como si tuviese control del sujeto que tiene en frente; este responde a dichos movimientos a través de su propia interpretación. “Si recibes el palito te vas a dar cuenta que empiezas a sentir cosas tuyas, y empiezas a sentirle al otro, porque con el palito yo te muevo y tu empiezas inevitablemente a responder con una conexión muy interna porque no estás realmente danzando ni bailando sino simplemente moviéndote con el otro”, enfatiza Correa.

La tercera, Cuerpo Intuitivo, es una suerte de transición. Aquí el espectador ve lo que quiere ver, sin embargo, se desarrollaba con un elemento primordial: al agua. Esto le vino muy bien a Juan Fernando León, integrante del grupo Talvez: “Con las obras anteriores estaba sudando, fue un alivio el agua, me tomé un montón del agua del balde”.

La cuarta y última obra, Manípulo, también fue presentada por primera vez. Se llevó a cabo en una pequeña cancha con harina, rodeada por tres pequeñas planchas cubiertas de diferentes materiales. Cada una de estas planchas tenía una piedra que el espectador movía como si fuese un control remoto con el que manipular al artista. Este último interpretaba el movimiento y reaccionaba de acuerdo a las pistas que daba la piedra. “Hemos tenido un trabajo largo y extenso en cuanto a poder comprendernos dentro de la piedra, porque la piedra es un objeto a veces tan inanimado que a mí se me hacía difícil poder verme dentro de ese objeto”, confiesa Daniela Cevallos, integrante del grupo Talvez.

MANIPULO -
Foto: Alejandro Calderón Cortesía Grupo Talvez

La improvisación es un factor de suma importancia para las presentaciones. “Para que esta sea buena, tiene que haber realmente una escucha interior, y desde el encuentro interior hablar”, indica Correa. “La obra es bacán por eso, porque siempre es distinta y la gente es quien va conduciendo la obra”, afirma Juan Pablo Viteri, profesor USFQ, encargado del sonido de Manípulo.

“Talvez es el único espacio en el que dejo la cotidianidad, dejo la maleta, dejo todo lo que hago en el día y soy yo”, concluyó Cevallos.

El grupo se creó en 2008 cuando hizo su primera presentación en la USFQ. “Fue muy lindo porque bailamos dentro de la laguna, pusimos unas plataformas al ras, y parecía que bailábamos sobre el agua”, cuenta Correa. A partir de ese momento, Talvez adquirió relevancia.

El grupo ganó la convocatoria “El Aguante” de la galería de arte Arte Actual, lo que les permitirá ejecutar la obra “De la seducción a la violencia” basada en espacios alternativos. Esta vez se hará un recorrido en laberinto, “porque toda relación comienza desde la seducción y termina en algún tipo de violencia”, según señala Correa.

ESPERTARE 2
Foto: Alejandro Calderón Cortesía Grupo Talvez

¿Quiénes integran Talvez?

  • Daniela Cevallos
  • Juan Fernando León
  • Alejandra Saavedra
  • Alexandra Trujillo
  • Gabriela Piñeiros.

¿Por qué el nombre “Talvez”?

Marcela Correa se dio cuenta que la vida es un constante tal vez, se vive en un estado de zozobra, no hay estructuras rígidas. Según la artista hay que vivir en el “estado de talvez” para no perder la capacidad de investigación, de asombro y de seguir creando cosas.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *