Desde el periodismo para la ciencia

Share

El boom de las semillas de Chia en Ecuador está en auge a pesar de la falta de sustento científico sobre sus beneficios. Un trabajo de la clase de periodismo científico de la USFQ publicado en el portal Web RevelaCiencia.

Después de diez años de convivir con diabetes crónica, Fabián Cruz de 56 años, había probado de todo en cuanto a alimentos saludables se refiere. Desde granola hasta comidas a base de linaza, él era devoto a la dieta de moda. Sin embargo, cuando escuchó hablar de la semilla de Chia, su percepción sobre estas dietas milagrosas cambió. Después de leer varios estudios sobre este alimento se enteró que no era solo una semilla que servía para bajar de peso sino que su informe nutricional prometía un milagro alimenticio dentro de esa pequeña semilla color café.

 Como Fabián, muchas son las personas que se han sentido atraídas a probar este alimento lleno de nutrientes. Originaria de los bosques centro mexicanos, la Salvia Hispánica o Chia, está empezando a ser reconocida como uno de los alimentos más saludables del mundo. Estas semillas, del tamaño de una punta de alfiler, no tienen un sabor definido y son ricos en proteínas, fibra y contienen niveles increíblemente altos de ácidos grasos Omega-3, que se han demostrado, sirven para proteger el funcionamiento del corazón y otros órganos vitales. En la actualidad, los estantes de los supermercados más famosos del país están llenos de productos a base chia, desde jugos de frutas hasta  barras de energía. Cada bolsa de 250 gr de la semilla puede conseguirse en alrededor de USD 4, 50.

Para Fabián, el módico precio al que lo puede conseguir es un gran beneficio para seguir con su ‘tratamiento’. “Yo puedo llegar a comprar más de 5 fundas de semillas puras al mes y estas ya se han vuelto parte de la lista de compras familiar. Así que no está en discusión dejar de adquirirlas.”

¿Realmente funciona?

  Dada la gran demanda que se ha desatado en el último año por la Chia, varias son las interrogantes que han surgido en cuanto a la funcionalidad de esta semilla al ingerirse con regularidad. La Universidad San Francisco de Quito (USFQ), a cargo de estudiantes Ingeniería de Alimentos, realizó una investigación desde diciembre de 2012, que comprendió un acercamiento a dos semillas hispánicas y los supuestos beneficios que esta podría brindar.  “La Chia es considerada por muchos científicos el próximo súper alimento, y eso se debe a su alto índice de Fibra que atrapa los carbohidratos y azúcares para que no puedan metabolizarse y que se desechen sin que el cuerpo los asimile”, afirma Lisset Pantoja ex alumna, y actual Ingeniera Agronoma que formó parte de un estudio para obtener beneficios basados en las semillas de Sacha Inchi y Canola . “De las semillas se obtienen ácidos grasos escenciales. Su mismo nombre lo indica, son elementos esenciales que ayudan a la transmisión de nutrientes y a que las neuronas puedan comunicarse mejor unas con otras¨. Sin embargo, en comparación con el estudio realizado con la semilla de Sacha Inchi (semilla autóctona del Ecuador, un índice de Omega 3 mayor al Pescado) realizado por Pantoja, la semilla de Chia tiene un mayor beneficio en fibra que en ser fuente primaria de ácidos grasos esenciales como lo sería la Sacha Inchi.¨Lo interesante de estas semillas, es que si quisiéramos podríamos usar una para bajar de peso, como la Chia, y otra para mejorar nuestra concentración como la Sacha Inchi¨.

Fabián había escuchado sobre este y muchos otros beneficios, los mismos que pudo vivir de cerca. “Yo le pongo Chia casi a todo”, afirma. “Batidos de frutas, apanaduras de carnes, yogurt, tortas, etc. Y lo que yo puedo comprobar es que me ha servido en todo aspecto: he bajado de peso, mi piel ya no está seca, tengo más energía y lo más importante, mi insulina se estabiliza aunque me sobrepase en mis raciones diarias de azúcar.”

Infografia chia

Para la nutricionista, Ana María Enríquez, la semilla de Chia es una fuente importante de fibra, pero no es muy diferente de otros alimentos como la avena o el trigo integral. “Puedo afirmarte que nos encontramos en el boom de la Chia pero esto no es nada que no haya pasado con otros alimentos como la linaza, por ejemplo.” Enríquez cree que es irresponsable de parte de los productores ofrecer beneficios que no han sido comprobados de antemano. “Los principales fabricantes de este producto no tienen reparo en afirmar que aporta toneladas de fibra, e incluso una gran cantidad de antioxidantes y minerales, cuando un estudio avalado por el Instituto Nacional de la Salud en Estados Unidos, prueba que la avena tiene 50% más fibra y antioxidantes que esta semilla. Además consumirla en exceso puede bajar la presión sanguínea en mujeres con sobrepeso.”

 En un análisis más detallado, el gastroenterólogo, Vinicio Rodríguez recetó a dos pacientes suyos una dieta a base de chia en ayunas por un mes. “Quise comprobar por mí mismo los beneficios de la semilla y envié religiosamente a mis pacientes con colon irritable a consumir chia. Los resultados de los exámenes médicos el día primero del mes siguiente hicieron notar un gran beneficio en cuestión de digestión, pero lo mismo se consigue con un plato de avena y pasas diario.”

 El régimen a base de Chia que Fabián sigue diariamente ha pasado a ser un modo de vida más que una simple dieta y además a hecho que varios de sus familiares se involucren con esta ‘causa’. “No tuviera el valor de decir todo esto sobre la Chia si yo mismo no hubiera pasado por este cambio que te estoy contando. Incluso mi esposa y mis tres hijos han sido partícipes de este cambio en mi alimentación y a ellos también les ha beneficiado en su vida diaria. Cada uno lleva un termo lleno de agua con una cucharada de Chia para tomar durante el día. Ninguno de nosotros tiene sobrepeso ni ninguna impureza, espinillas, granos o semejantes. Estamos sanos por dentro y por fuera.”

El Mercado de la Chia

 Para Ana María Enríquez, esta semilla es beneficiosa en el sentido en el que la gente sepa las cantidades exactas de su consumo, como con todo alimento. “La gente tiene que acostumbrarse a comer bien, y estas semillas son auxiliares para una vida más sana. Pero si se consumen en exceso también pueden ser perjudiciales ya que tienen un gran índice de ácidos grasos. Es como con los frutos secos, yo recomiendo a mis pacientes que los consuman pasando un día y en cantidades pequeñas.”

A medida que el mercado de la chía se hace más competitivo, las personas (y muchos medios de comunicación) han empezado a hacer afirmaciones audaces sobre los beneficios de las semillas. Se habla sobre la semilla como un alimento que ayuda a las personas a perder peso, que las semillas de chía aumentan la energía y que bajan el colesterol de las personas. El gran problema era que los estudios controlados han fracasado continuamente para llevar a cabo esas afirmaciones.

  “Las personas que están involucradas en el mundo de las semillas de chía son casi como un culto”, afirma Enríquez. “Con el gran boom mediático que ha obtenido, solo se piensa que es una especie de regalo de la naturaleza y que se puede hacer todo tipo de cosas increíbles. Pero esto no es del todo cierto.”

 Aunque Fabián ha oído hablar sobre estas posturas detractoras de la semilla de chía, su experiencia de vida habla por sí sola. “Aunque digan que la chía no sirve para nada, yo lo he comprobado por mi mismo. Mis últimos exámenes han demostrado que mis niveles de azúcar en la sangre han disminuido en casi siete puntos y me puedo dar un gusto de vez en cuando siempre y cuando me tome un vaso de chía con agua a la mañana siguiente.”

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *