Maltrato al profesor: Una realidad escondida

Interrumpir en medio de la clase, ignorar al maestro, impedirle explicar la lección, contestarle mal, ridiculizarle o intimidarle, son algunas de las cotidianidades que algunos docentes tienen que soportar.

Interrumpir en medio de la clase, ignorar al maestro, impedirle explicar la lección, contestarle mal, ridiculizarle o intimidarle, son algunas de las cotidianidades que ciertos docentes tienen que soportar.

Hace algunos años, dirigirse al profesor con dureza era algo que rara vez sucedía. Hoy, el entorno escolar se ha vuelto más hostil y el comportamiento de algunos alumnos y alumnas es “injustificable”, según María Emilia Caicedo, quien a principios de su carrera ella recibió faltas graves de respeto por parte de sus alumnos.

María Emilia trabaja en un colegio público. En clases de tercero de básica un alumno empezó a actuar de manera desobediente. Tras escuchar varias veces que guardara silencio, el niño perdió el control y mientras se tiraba al suelo, lanzó patadas a la profesora, dejándole morados en sus piernas.

Las amenazas en el aula amenazas por parte de sus estudiantes son constantes, pero este caso en particular hizo que el temor la dejara pasmada. “¿Qué haces cuando una niña de cinco años dice que va a traer la escoba para pegarte? Generalmente los niños repiten las actitudes que observan en su casa. Esto va más allá de la autoridad del docente, es un problema que viene desde el hogar”, menciona la docente.

Por otro lado, Patricia (nombre protegido) tuvo la oportunidad de trabajar en un colegio público y en uno privado. Lleva ejerciendo la profesión desde hace 30 años. “En los colegios privados los alumnos utilizan el poder de los padres”, menciona Patricia. “De esta manera logran hacer que el maestro se sienta disminuido en su autoridad”, agregó. “Varios padres han querido disminuir la autoridad de los profesores a través de su poder político”. El comportamiento de los padres hacia los maestros tiene un enorme peso en la pesadilla que viven muchos docentes. “Eso también es un maltrato al profesor” añadió Patricia. Algunos alumnos suelen insultar a los profesores en la clase llamándoles de todo. Los docentes se tienen que enfrentar con los padres que también les amenazan.

El subministro de educación, David Paz, menciona que “los docentes no están desprotegidos”. Sin embargo, no hay un dato de denuncias de estudiantes hacia profesores. “A veces el reconocer que eres víctima de violencia puede pasar como por falta de autoridad, pero no es así”, agrega.

“Yo también fui estudiante una vez, y sé que en el colegio se crea un ambiente hostil para los profesores”, explica Santiago Dueñas, quien ejerce la profesión desde hace dos años en un instituto privado. “Especialmente si estos profesores son nuevos o si los estudiantes se ponen de acuerdo para que no sea alguien respetado o querido”, agregó.

La directora del Instituto de Enseñanza y Aprendizaje (IDEA), Claudia Tobar, considera que hoy por hoy, “todo se cuestiona, los límites son negociables, las reglas se pueden romper. Como sociedad no hemos sabido manejar esta libertad con responsabilidad”.

Tras experimentar todo tipo de maltratos, algunos profesores tienden a sentirse impotentes. Prefieren no mostrar miedo por más que este sentimiento recorra por sus venas. Sienten que se volverían vulnerables ante los ojos de los estudiantes. Las aulas a menudo se convierten en verdaderos campos de batalla por múltiples razones.

Comparte en redes sociales:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *