Sonreír para sanar

La Asociación de Estudiantes de Medicina (AEM) de la USFQ organizó un proyecto que brinda la oportunidad a estudiantes universitarios de diversas carreras a aprender a mejorar la calidad de pacientes a través de la terapia de risa.

El comité de Derechos Humanos y Paz (SCORP) organizó el proyecto ‘Care to Laugh’. La inciativa buscaba formar clowns (payasos) hospitalarios. El entrenamiento tuvo una duración de 8 sesiones. El curso fue dictado por Jaime Boada. Él tiene 12 años de experiencia siendo un clown. Boada comenzó a trabajar como clown hospitalario con la Fundación Cecilia Rivadeneira en el 2006. Asistió a varios talleres. Entre el mismo año, se realizó el primer encuentro de payasos de hospital con el Dr. Patch Adams, ahí fue invitado.

El Dr. Patch Adams es reconocido como el médico de la risoterapia. “Yo soy el loco que cree que la risa lo cura todo”, dijo alguna vez en una entrevista. Además de ser un clown ha escrito e interpretado varias obras de teatro. Entre ellas “La leyenda del príncipe Ego”, “Un corazón en busca de paz” y “Cupidus”, la búsqueda del amor para darle sentido a la existencia.

Un médico que se prepara para ser un clown hospitalario se convierte en un profesional que reconoce el dolor humano y aprende a ser empático con su paciente al saber como manejarlo. Además desarrolla la capacidad de lidiar con las emociones y frustraciones que viven los médicos día a día. De esta forma el médico a demás de curar al paciente, le ayuda a mejorar su calidad de vida. La terapia de risa en niños hospitalizados ha demostrado resultados beneficiosos para los pacientes.

Ya que reduce su estrés, alivia el dolor y reduce la necesitad de sedación. El curso contó con una variedad de técnicas enfocadas en el teatro, la psicología y el clown. Prepararse para ser un clown fortalece el trabajo en equipo, el manejo de relaciones personales y grupales, un incremento de la creatividad, la empatía en las relaciones interpersonales, la motivación y empoderamiento de tener un propósito de vida.

Los 60 participantes brindaron terapia de risa y apoyo a los niños hospitalizados en el Hospital de los Valles y en el Hospital Eugenio Espejo. Su objetivo era concientizar acerca de la vida de niños hospitalizados para poder ayudarlos adecuadamente. Una vez creado un grupo fijo de Clown Hospitalario se espera realizar visitas constantes a diversos hospitales.

Comparte en redes sociales:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *