¿Qué beneficios conlleva consumir lácteos para mantener un óptimo estado de salud?

La muerte prematura causada por enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) corresponde más del 75% de las muertes en total a nivel mundial, y sigue siendo uno de los principales desafíos de salud que enfrentamos en el siglo XXI.

Por: Carla Sofía Valencia Chávez, estudiante de la carrera de Nutrición y Dietética de la USFQ.

Tutora: Nancy Castro Morillo, profesora de la carrera.

 La mayor parte de dichas enfermedades sostienen una relación directa e indirecta con los distintos regímenes alimentarios, por eso hay que mantener una dieta bien equilibrada que proporcione cantidades adecuadas de energía y nutrientes. El Comité Asesor de Pautas Alimentarias de los EE. UU informó que muchos de los nutrientes no se consumen correctamente con respecto a los requisitos promedio estimados o los niveles de ingesta adecuados establecidos por el Instituto de Medicina.

Los siguientes nutrientes han sido clasificados por la USDA como deficientes: vitaminas A, D, E y C, ácido fólico, calcio, magnesio, potasio y fibra debido a que, según la literatura científica, su insuficiente consumo se ha asociado con efectos negativos para la salud. Con estos antecedentes, los productos lácteos denotan un especial interés dentro del concepto de una dieta equilibrada. Estos contienen múltiples nutrientes y contribuyen significativamente a cumplir con los requisitos nutricionales de proteínas, calcio, magnesio, fósforo, potasio, zinc, selenio, vitamina A, riboflavina, vitamina B-12 y ácido pantoténico.

Cabe destacar que existe evidencia que respalda una asociación inversa entre la ingesta total de productos lácteos y el riesgo de hipertensión, al igual que la ingesta de productos lácteos bajos en grasa y el yogurt en relación al riesgo de Diabetes Mellitus tipo 2. En relación a otras enfermedades, el consumo total y bajo en grasa de productos lácteos se asocia con un riesgo reducido de desarrollar síndrome metabólico. También se ha establecido al consumo total de estos productos como factor de protección contra ciertas patologías cardiovasculares como la cardiopatía isquémica y el infarto de miocardio.

También se ha demostrado que su consumo se asocia a un menor riesgo de desarrollar cáncer colorrectal y de vejiga. Además, se ha comprobado que el consumo de productos lácteos en sujetos mayores puede reducir el riesgo de fragilidad, disminuir el riesgo de sarcopenia y fractura vertebral al mejorar la masa del músculo esquelético. Mientras que en los niños complementar la dieta habitual con productos lácteos aumenta significativamente el contenido mineral óseo durante la etapa de crecimiento.

Sin embargo, es importante mencionar que los beneficiosos de los productos lácteos se deben a las interacciones entre los nutrientes y no solo a la acción de cada uno de estos nutrientes por separado. Finalmente, es importante resaltar que el efecto mencionado del consumo de lácteos sobre la salud puede ser diferente entre individuos con diferentes características y condiciones metabólicas (individuos con sobrepeso/obesos, hipercolesterolemia, hipertensión, Diabetes Mellitus tipo 2, etc.).

Comparte en redes sociales:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *